Education.com
Try
Brainzy
Try
Plus

Uso de la Gramática Española: GED Preparación para Examen en Español (page 2)

By
Updated on Jul 20, 2011

Modos Verbales

El modo es la forma en que se manifiesta la acción expresada por el verbo. Los modos verbales más comunes del español son: indicativo, subjuntivo e imperativo. Cada uno de estos modos verbales posee a su vez distintos tiempos, puesto que las acciones pueden realizarse de una misma manera, pero en momentos diferentes. Los tiempos verbales del español se dividen en simples y compuestos. A continuación aparece un breve resumen sobre los modos verbales mencionados y sus tiempos verbales más comunes.

Modo Indicativo

Este modo se expresan las acciones cuando existe absoluta convicción de que una persona las realiza, realizó, realizará o realizaría. Es decir, el modo indicativo no puede expresar una acción que fue, es o será realizada posiblemente. Todas las conjugaciones temporales de los verbos toman formas y terminaciones distintas según la terminación del infinitivo.

Tiempos Simples

Tiempo presente: expresa una acción que ocurre ahora, en este momento. Por ejemplo:

    Creo que Ud. no quiere venir con nosotros.
    Jessica hace ejercicios de yoga todas las mañanas.

La tabla siguiente muestra las terminaciones del modo indicativo para el tiempo presente. Observe que la raíz del verbo se mantiene igual en cada caso.

Presente histórico: Aunque la conjugación es la misma que el presente común visto anteriormente, se utiliza para referirse a acciones que sucedieron en el pasado. Por ejemplo:

    El continente americano se descubre en el siglo XV.
    En el año 1969 el hombre llega a la luna por primera vez.

Tiempo pasado o pretérito indefinido: Expresa una acción que ocurrió en un tiempo definido del pasado con respecto al momento en que se habla. La tabla siguiente muestra las terminaciones del modo indicativo para el tiempo pasado. Por ejemplo:

    El señor olvidó su billetera en el auto.
    Cayó una llovizna ligera esta mañana.

Pretérito imperfecto: Indica una acción pasada inacabada y se emplea mucho en las narraciones y descripciones. Por ejemplo:

    La muchacha iba y venía por el pasillo con mucha ansiedad.
    Juan y Ana siempre estudiaban juntos en la biblioteca.

Tiempo futuro: Se utiliza para expresar acciones que van a ocurrir en un tiempo posterior al momento en que se habla. Por ejemplo:

    Si sigue lloviendo no llegaré a tiempo.
    Me aseguró de que vendrá mañana sin falta.

Tiempos Compuestos

Pasado o pretérito perfecto: Expresa una acción pasada pero que todavía dura en el momento en que se habla. Se forma con la combinación del verbo auxiliar haber conjugado más el verbo en forma de participio. La conjugación del verbo haber es la misma para todas las terminaciones verbales. Por ejemplo:

    Hoy James se ha levantado temprano.
    James no ha visitado nunca España.
    Hemos cumplido con nuestro deber.
    Hemos escrito su dirección en esta hoja.

Pasado o pretérito pluscuamperfecto: Este tiempo pretérito (más que perfecto) expresa una acción ya pasada que se presenta como anterior a otra acción también pasada. Se forma con la combinación del verbo auxiliar haber conjugado más el verbo en forma de participio. La conjugación del verbo haber es la misma para todas las terminaciones verbales. Por ejemplo:

      Cuando me desperté, ya te habías ido.
      (Te habías ido antes de que yo me despertara)
      Hugo se sentó con nosotros, pero ya había comido.
      (Hugo había comido antes de sentarse)

Modo Subjuntivo

En este modo se expresa el estado del verbo de una manera pasiva; es decir, la acción realizada puede tener un carácter posible, probable, hipotético, deseado, temido, creído, necesario, oportuno, etc. Las expresiones más comunes del modo subjuntivo son:

    Mi padre quiere que estudie medicina. (deseo)
    Te dije que no escribieras en la pared. (orden negativa)
    Es posible que María no venga hoy. (duda)

Presente: Se forma de una manera parecida al modo indicativo, pero utilizando terminaciones verbales distintas. Ejemplos:

    No te comas mi emparedado.
    ¿Quieres que salgamos al cine esta noche?

Pretérito imperfecto: Se forma de una manera parecida al modo indicativo, pero utilizando terminaciones verbales distintas. Ejemplos:

    Si te compraras una bicicleta, llegarías a tiempo.
    Me gustaría que tuvieras más cuidado.

Pretérito pluscuamperfecto: Se forma con la combinación del verbo auxiliar haber conjugado en el presente de subjuntivo más el verbo en su forma de participio. La conjugación del verbo haber es la misma para todas las terminaciones verbales. Ejemplos:

    Estos regalos son para quienes hayan terminado la tarea.
    Espero que no hayas dicho nada a tus compañeros.

Modo Imperativo

Este modo se utiliza para expresar órdenes, mandatos o ruegos. El imperativo tiene sus formas propias solamente en la segunda persona del singular y del plural. Para la tercera persona del singular o del plural, y para la primera persona del plural, se emplea la forma equivalente del subjuntivo. Ejemplos:

      (ustedes)     Vengan pronto que se enfría la cena.
      (vosotros)   ¡Caminad más de prisa!
      (usted)         Por favor, salga por la puerta de atrás.
      (tú)             Compra dos helados, por favor.

Verbos Irregulares

Los verbos irregulares del idioma español reciben este nombre porque en algunos tiempos y modos verbales sus conjugaciones no siguen las mismas reglas que el resto de los verbos. En muchos casos esta irregularidad radica en que, a diferencia de los verbos comunes o regulares, la raíz no se mantiene igual; es decir, no es la misma para todas las personas. Los verbos irregulares también pueden presentar terminaciones diferentes de las de los verbos regulares conjugados en el mismo tiempo y modo.

Las tablas siguientes muestran las conjugaciones de algunos de los verbos irregulares más usados. Compare estas conjugaciones con las vistas anteriormente. Preste atención a las irregularidades (destacadas en negrilla) que sufren tanto las raíces como las terminaciones en cada caso.

Otras Clasificaciones de los Verbos

Verbos impersonales propios: Estos verbos se utilizan para expresar acciones que no pueden ser realizadas por ningún sujeto. Los verbos impersonales más comunes son los llamados verbos meteorológicos, en los que la acción carece de un sujeto definido. Los verbos meteorológicos o climáticos se conjugan solamente en la tercera persona del singular. Por ejemplo:

      Siempre que llueve, escampa.       (llover y escampar son acciones impersonales)
      Amaneció de repente.                   (amanecer es una acción impersonal)

Verbos impersonales impropios: En muchos contextos estos verbos pueden referirse a un sujeto específico, pero también pueden ser usados para describir acciones impersonales, de una manera parecida a los casos anteriores. Por ejemplo:

    Hace mucho calor.
    Hay un desorden muy grande en este cuarto.
    Se hizo de noche.

Balance Temporal

Una de las maneras más fáciles de confundir al lector, especialmente cuando se está narrando una historia o describiendo un suceso, es la irregularidad en el uso de los tiempos verbales. Para ayudar al lector a saber cuándo ocurren las acciones, debe mantenerse el mismo tiempo verbal a través del texto. Por ejemplo, si se comienza a contar una historia en el presente, se debe mantener el presente y no cambiarlo o mezclarlo con otros tiempos de manera repentina. Es importante ser cuidadoso con los cambios temporales para mantener la lógica de lo que se escribe. (Por ejemplo, en una historia contada en el presente histórico es posible hacer referencias a acciones que sucedieron antes de lo que se cuenta.) De lo contrario, el lector se quedará con la duda de si lo que se está contando ocurre en el presente o en el pasado.

      Incorrecto:   Ella salió de la casa y olvida sus llaves de nuevo.
      Correcto:     Ella salió de la casa y olvidó sus llaves de nuevo.
      Incorrecto:   Cuando seguí tus instrucciones, obtengo mejores resultados.
      Correcto:     Cuando seguí tus instrucciones, obtuve mejores resultados. O: Cuando sigo tus instrucciones, obtengo mejores resultados.

Concordancia

En la gramática del idioma español, la concordancia se refiere a la correspondencia requerida entre los elementos de la oración. Por ejemplo, los verbos deben concordar con los sujetos en cuanto al número. Si el sujeto es singular, el sujeto debe ir en singular y si el sujeto es plural, el verbo debe ir en plural.

      Incorrecto:   Ellos no tiene oportunidad de ganar. (sujeto plural, verbo singular)
      Correcto:     Ellos no tiene oportunidad de ganar.

Para estar seguros de la concordancia entre verbo y sujeto, se necesita dejar claro quién o qué realiza la acción. Por ejemplo, ¿cuál es el sujeto en las oraciones siguientes, y cuál es la forma correcta del verbo?

    Solamente uno de los estudiantes [estaba/estaban] registrado en la clase oficialmente.

El sujeto de esta oración es uno, no estudiantes. Aunque parezca que los estudiantes realizan la acción de estar registrado, éste no puede ser el sujeto de la oración porque forma parte de una frase preposicional (de los estudiantes) y los sujetos nunca forman parte de las frases preposicionales.

Por lo tanto, el verbo debe aparecer en singular (estaba, no estaban) para concordar con el sujeto uno. Además, solamente uno de los estudiantes—no todos—estaba registrado; por lo tanto, una vez más, el verbo debe ir en singular.

A continuación aparecen algunas indicaciones importantes para la coordinación correcta entre el sujeto y el verbo:

  • Si un sujeto compuesto va unido por la palabra y, el verbo debe ir en plural.
      Vanessa y Xui quieren unirse al comité.
  • Si un sujeto compuesto singular va unido por o, el verbo debe ir en singular.
      Vanessa o Xui va a unirse al comité.
  • En algunos casos resulta menos obvio cuál es el sujeto de la oración: por ejemplo en las oraciones invertidas (como algunas oraciones que utilizan el verbo haber de manera impersonal) y en las que el predicado se coloca delante del sujeto. En estos casos debemos determinar primero cuál es el sujeto para poder asegurarnos de que el verbo coordina correctamente.
      Incorrecto:     Deben haber muchas razones para ir.
      Correcto:       Debe haber muchas razones para ir.
      Incorrecto:   ¿Cuáles efectos secundarios tienen esta medicina?
      Correcto:     ¿Cuáles efectos secundarios tiene esta medicina?

Los Pronombres

Como vimos anteriormente, los pronombres son las palabras que reemplazan a los sustantivos. Con ellos podemos evitar la repetición constante de los nombres y objetos. Sin embargo, el uso de los pronombres puede traer ciertos problemas en algunas ocasiones. En esta parte se describen los diferentes tipos de pronombres y las reglas que siguen.

Pronombres Personales

Se refieren a una persona o cosa específica. Pueden ir en singular (yo) o en plural (nosotros), y pueden realizar la acción como sujeto (yo) o recibirla como objeto (a mí o conmigo). Existen cuatro tipos diferentes de pronombres personales: tónicos, átonos, reflexivos y recíprocos.

Los pronombres tónicos son aquéllos que pueden funcionar como sujeto, o forman parte de una frase preposicional como objeto. Por ejemplo:

    Yo estudio para el examen. (sujeto)
    Nosotros vamos a la playa. (sujeto)
    Él nos prometió flores a Betty y a . (objeto)
    Este secreto queda entre nosotros. (objeto)

Los pronombres átonos funcionan como complemento verbal no preposicional; es decir, no forman parte de la frase preposicional y siempre van acompañandos de un verbo. Pueden aparecer delante del verbo (proclítico) o después del verbo (enclítico). Ejemplos:

    ¿Me ayudas a cargar esta caja? (proclítico)
    Ayúdame a cargar esta caja. (enclítico)

En las oraciones de comparación que utilizan la palabra que (más que, menos que, igual que) siempre deben utilizarse los pronombres como sujeto. En estas oraciones generalmente se evita repetir el verbo en la segunda parte de la comparación:

    Me di cuenta de que Antonio tiene más talento que yo. (del que yo tengo)
    Sandra es más confiable que él. (de lo que él es)

Los pronombres reflexivos describen las acciones que realiza y a su vez recibe el propio sujeto. En otras palabras, quien realiza la acción verbal (sujeto) es también quien la recibe (objeto). Por ejemplo:

    Marta se lava las manos.
    Nos apuramos para llegar a tiempo.

Los pronombres recíprocos se utilizan para describir las acciones que presentan reciprocidad hacia el sujeto singular o plural, o que las realizan dos o más sujetos al mismo tiempo y las ejercen unos sobre otros. Por ejemplo:

    Helen y yo nos escribimos cartas todas las semanas.
    Andy y Karina se dijeron todas las verdades.

Como el sujeto de estas acciones siempre es plural, las formas de los pronombres recíprocos son solamente 4:

    1a persona: nos
    2a persona: os, se
    3a persona: se

Pronombres Demostrativos

Los pronombres demostrativos se utilizan para señalar o mostrar una persona, animal o cosa en el tiempo o el espacio. Por ejemplo:

    Aquélla fue la mañana más hermosa de mi vida.
    Mi auto es éste y no aquél.

Pronombres Posesivos

Los pronombres posesivos son los que indican propiedad o pertenencia. Se forman por la combinación de un artículo más un adjetivo posesivo. El adjetivo posesivo es quien acompaña al sustantivo para determinarlo o calificarlo. Por ejemplo:

    El auto nuestro es más nuevo que el tuyo.
    Esa casa tiene dos cuartos; la suya tiene tres.

Pronombres Indefinidos

A diferencia de los pronombres personales, los pronombres indefinidos como nadie o todos no se refieren a ninguna persona específica. Se utilizan para expresar nociones de cantidad o identidad de una manera indeterminada, es decir, cuando no es importante definir a la persona o cosa de la que se habla. Por ejemplo:

    Todo el mundo tiene oportunidad de ganar.
    Ninguno de los niños quiso admitir su culpa.
    Algunas aves pueden volar muy alto.

Los pronombres indefinidos tienen una gran variedad de formas; entre ellas, las más comunes son:

      Singular:
      Masculino: uno, alguno, ninguno, poco, demasiado, todo, tanto.
      Femenino: una, alguna, ninguna, poca, demasiada, toda, tanta.
      Neutro: uno, algo, nada, poco, demasiado, todo, tanto.
      Plural:
      Masculino: unos, algunos, ningunos, pocos, demasiados, todos, tantos.
      Femenino: unas, algunas, ningunas, pocas, demasiadas, todas, tantas.

Los pronombres indefinidos alguien, nadie y nada sólo se usan en singular, no se refieren nunca a un conjunto de elementos y designan una persona o cosa sin determinación de género.

View Full Article
Add your own comment
DIY Worksheets
Make puzzles and printables that are educational, personal, and fun!
Matching Lists
Quickly create fun match-up worksheets using your own words.
Word Searches
Use your own word lists to create and print custom word searches.
Crossword Puzzles
Make custom crossword puzzles using your own words and clues.
See all Worksheet Generators